Image default
Tertulia conmigo solo

Consentimiento informado escrito en las infiltraciones

Reconozco que algunas veces me pongo jartible (los no nativos no busquen esta palabra en el diccionario de la RAE porque no viene. Es lo que se le dice en Andalucía al que termina por dejarte harto de lo pesado que es repitiendo lo mismo). Pero es que a veces no hay más remedio. Ya hemos hablado muchas veces del consentimiento informado y, si bien la cosa parece que ha quedado clara en lo que respecta a grandes intervenciones, todavía queda mucho que hablar sobre el asunto.

En la prensa especializada acaba de aparecer la referencia a tres sentencias dictadas por Audiencias Provinciales (de La Coruña, de Barcelona y de Palma de Mallorca), que establecen la necesidad de que se obtenga el consentimiento informado escrito en el caso de las infiltraciones.

Discutido si una infiltración es un procedimiento invasor que exige consentimiento escrito, se llega a la conclusión afirmativa ya que una infiltración supone punzar el tejido e introducir un medicamento en el cuerpo. Incluso consta en una de las sentencias que el magistrado ha acudido al Diccionario Médico Dorland (edición 23ª) en el que se entiende por tratamiento invasor aquél que invade, que entraña punción o incisión de la piel o introducción de un instrumento, de una sustancia extraña en el cuerpo.

Con esta definición es evidente que en aplicación estricta de la letra del artículo 8.2 de la Ley 41/2002 sería necesario el consentimiento escrito del paciente para las infiltraciones.

Esta es una cuestión que ya en Cádiz nos ha dado algún problema pues hemos tenido varios pleitos sobre el tema de las infiltraciones sin consentimiento informado. Afortunadamente las cosas han salido bien pero, vista la actitud que se está tomando por los Tribunales, bien se hará en ver de dónde viene ajustando en consecuencia las velas.

Lo que no sé es si ya se ha planteado que cualquier inyección es también un tratamiento invasor y, por tanto, también ha de obtenerse previamente un consentimiento informado escrito. Ello supondría el problema de que cualquier inyección que se pusiera a un paciente haría preciso que se abriera una historia clínica donde poder conservarlo.

Y la semana que viene, más.

Miguel Fernández-Melero Enríquez
Asesor Jurídico del Colegio

Artículos de interés

Comparecer en juicio es obligatorio, a riesgo de cometer delito de desobediencia

Miguel Fernández-Melero Enríquez

¡Atención! Fuertes sanciones por no cumplimentar correctamente la receta médica

Miguel Fernández-Melero Enríquez

Delito de odio: ¿afecta al médico?

Miguel Fernández-Melero Enríquez

6 comentarios

Avatar
MANUEL ORTEGA MARLASCA 3 octubre, 2014 at 12:15

Bien hecho D. Miguel. No son pocas las veces que veo que se anota en la historia del paciente “se hace consentimiento verbal previa a la infiltración….”……….
Esperemos nos enteremos todos y usemos el formulario preciso, si bien no dejo de reconocer que al paso que vamos y con tanta burocracia y falta de confianza en el que nos atiende, llegaremos a tener un consentimiento informado hasta antes de dar la mano…no vaya a ser que se nos pegue una enfermedad nosocomial……….

Reply
Avatar
Javier Mena 3 octubre, 2014 at 17:17

Entiendo pues que la administración de un fármaco intramuscular debe llevar parejo un consentimiento escrito, pues nada, más papeleo para cumplir con la ley

Reply
Avatar
Alicia 5 octubre, 2014 at 10:54

La verdad es que hace unos años me encargué de hacer los formularios de CI para los procedimientos en AP y lo hice de las infiltraciones. No fueron pocas las críticas por ello. Es más to cuando hago una infiltración no entrego CI escrito. Pero creo que debo empezar a hacerlo…

Reply
Avatar
José Francisco Perea Meléndez 5 octubre, 2014 at 20:57

Referente al contenido de su artículo y que subscribo en los aspectos que toca he de comunicar que los médicos que trabajamos en el S.A.S., como medico de Familia y en nuestra práctica diaria realizamos infiltraciones articulares y de tejidos blandos estamos obligados a realizar el proceso de consentimiento informado, en un modelo publicado por la Consejería de Salud de nuestra Comunidad Autónoma y que consta de 7 folios A4, por una sola cara,. publicado para los Servicios de Rehabilitación, como si otros especialistas no realizáramos dicha técnica.
Lo que actualmente hago es seguir el mismo proceso: Explicar, Asegurarme de la compresión del paciente e invitarlo a firmar el documento adaptado a Medicina de Familia y comunicar el derecho que tiene a revocar dicho consentimiento.
Considero que nuestros gestores debían de preocuparse más por el cumplimiento de dicha obligación, facilitarnos su cumplimiento no con 7 folios ( que aveces tardamos más en explícalos con apartados inútiles, que la realización de la técnica ) y leerse el proceso dolor crónico no oncológico donde se recoge que dicho tratamiento no debe realizarlo sólo los rehabilitadores, que también, sino otros profesionales cualificados para ello

Reply
Avatar
Antonio Alvarado 13 diciembre, 2014 at 20:27

Buenas Sr. Fdez-Melero. Creo que como se ponen las cosas, vamos a tener que ir haciendo consentimientos para las infiltraciones. Recomiendo buscar en google el de la web SECOT (sociedad española de traumatología), que sólo son dos páginas, ya que el del Sas, es un despropósito de papel.
Por otro lado, las técnicas que realizan fisioterapeutas, como la punción seca, EPI, acupuntura…hasta qué punto no son competencia desleal hacia el médico? Aunque tengan consentimientos firmados?
Saludos

Reply
Avatar
comcadiz 18 diciembre, 2014 at 9:48

Gracias por el comentario.

El artículo que ha leído es una reflexión del Abogado del Colegio sobre uno de los problemas legales que pueden afectar a los colegiados. En el caso que plantea procedería que por la sociedad científica que corresponda (entendemos que de Traumatólogos que son los que habitualmente hacen infiltraciones) se acuerde preparar el documento de consentimiento informado para infiltraciones que se considere oportuno, y que se recomiende a los profesionales que lo empleen, en evitación de los problemas de los que está advirtiendo el Abogado.

En cuanto a las diferencias de competencias entre fisioterapeutas y traumatólogos, corresponde igualmente informar a las asociaciones de especialistas. En caso de que se considere la existencia de intrusismo y se pretenda combatirla, precisaríamos un informe pericial al respecto y la prueba de que hay alguien que está invadiendo competencias, a fin de proponer al Pleno dela Junta Directiva la presentación de una querella con base en el artículo 403 del Código Penal.

Reply

Deja un comentario

css.php