Image default
Ocio

Epifanía

José Arturo Visedo Manzanares

       El  6 de Enero celebraremos la Epifanía (manifestación) de Jesús a  los Magos. 

De su existencia sólo se habla en el Evangelio de San Mateo, año 80 E.C. (dentro de los cuatro Evangelios canónicos): “Nacido Jesús  en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos... abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra”.

Pero S. Mateo  no menciona el número. Los Evangelios Apócrifos (S.II) les asignan  número  y nombre: Melchor, Gaspar y Baltasar. Hasta entonces había algunas representaciones tempranas  en las que se veían dos y, a veces,  cuatro magos eincluso las​   Iglesias ortodoxas  y la Iglesia apostólica armenia aseguraban que eran doce, como los apóstoles o las doce tribus de Israel.  Orígenes,  en el S.III  habla de que se trataba de tres por  corresponder a  cada  uno de los regalos:  oro (conferido sólo a reyes;  había nacido rey), incienso  (utilizado en los altares como ofrenda a Dios; era Dios) y mirra  (utilizada en los embalsamamientos, como predicción de su muerte).

      En el S.V durante el reinado del  Papa  San León  (León I el Magno/Grande)  el número se correlacionó con las partes del mundo que correspondieron a  cada uno de los hijos de Noé:  Jafet (Europa), Sem (Oriente Medio) y  Cam (Alejandría-Egipto).     

En el S.VI aparece en S. Apolinar Nuevo (Rávena) un mosaico con los nombres de  Gaspar, Melchor  y  Baltasar.

      

La descripción corresponde a San Beda, el Venerable, monje benedictino (675-735) y hace referencia a  las tres edades del hombre: Gaspar, anciano de  cabellos blancos y barba  larga del mismo color,  Melchor  el más joven,    barbilampiño   y rubio y Baltasar, negro de espesa barba.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

Según S. Mateo “ venían del Oriente,  se presentaron en Jerusalén, diciendo: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle. Al oír esto, el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén. Convocó a todos los sumos sacerdotes y  escribas del pueblo, y por ellos se estuvo informando del lugar donde había de nacer el Cristo”.

       Unos dicen que venían de Persia, donde existía la casta de los magos ó astrólogos y otros dicen  que   de Caldea (Babilonia) donde surgió la astrología.   El título de Reyes   corresponde a Tertuliano en el S.II.                                                           

       S. Mateo  dice “Y, avisados en sueños que no volvieran donde Herodes, se retiraron a su país por otro camino”, para burlar a Herodes el Grande. 

La tradición dice que murieron martirizados en el año 70 de nuestra Era (5) y sus restos pasaron de Palestina a Constantinopla en tiempos de Constantino, donde permanecieron hasta ser trasladados  a Milán en 1162 y tras su saqueo  reposan en  la catedral de Colonia, donde se veneran en un cofre de 350 Kg. de oro y plata mandado hacer por Carlomagno.

    

La estrella aparece recogida por S. Mateo: “Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y he aquí que la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el niño”.   

       Y por el libro Apócrifo del Rey Jacobo: “tan grande y brillante que dejaba invisibles a las demás”. Se considera como una triple  conjunción de Júpiter  con Marte y Saturno  ocurrida  el año 6 a.C.  Otras versiones hablan de un cometa.

      Antiguamente los cometas eran señales de algo importante, los nacimientos de Mitrídates y de Augusto también fueron precedidos de la aparición de un cometa.

      En el S.IV  ya aparecen en las Catacumbas de San Sebastián el buey  y la mula que mencionan Isaías y los Evangelios Apócrifos.             

      Durante la E. Media  se incorporaron los  villancicos e hicieron  de la Navidad una fiesta de enorme   relevancia religiosa y social que se ha mantenido hasta nuestros días. 

 Nota: Resultaría abrumador citar a todos los autores cuyas ideas he utilizado aquí . Mi reconocimiento a todos ellos.

Artículos de interés

Operación vientre plano. La belleza

comcadiz

“Más de un lector me ha preguntado si es cierto que sucedió todo eso”

comcadiz

“NUNCA ARGENTINA ESTUVO TAN CERCA de CÁDIZ “

comcadiz

Deja un comentario

css.php