Image default
Tertulia conmigo solo

¿Puede pedir el paciente que se destruya su Historia Clínica?

Miguel Fernández-Melero Enríquez – Jefe de la Asesoría Jurídica

Se me plantea un caso curioso del que no conozco precedentes. Lo habitual es que se consulte acerca de la obligación del centro sanitario, o del médico  en su caso, de conservar la historia Clínica y la respuesta a esa pregunta es sencilla. Pero en este caso se consulta sobre algo que resulta que es completamente al revés, y es acerca del derecho que pueda tener el paciente a que se destruya su Historia Clínica y que de ella no quede ni rastro.

En mi criterio la respuesta en ambos casos la da el Artículo 17 de la Ley 41/2002 de 14 de noviembre, que se ocupa de regular la autonomía del paciente y de los derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. Dicho artículo, que se refiere específicamente a la conservación de la documentación clínica, dice literalmente lo siguiente:

1. Los centros sanitarios tienen la obligación de conservar la documentación clínica en condiciones que garanticen su correcto mantenimiento y seguridad, aunque no necesariamente en el soporte original, para la debida asistencia al paciente durante el tiempo adecuado a cada caso y, como mínimo, cinco años contados desde la fecha del alta de cada proceso asistencial.

2. La documentación clínica también se conservará a efectos judiciales de conformidad con la legislación vigente. Se conservará, asimismo, cuando existan razones epidemiológicas, de investigación o de organización y funcionamiento del Sistema Nacional de Salud. Su tratamiento se hará de forma que se evite en lo posible la identificación de las personas afectadas.

3. Los profesionales sanitarios tienen el deber de cooperar en la creación y el mantenimiento de una documentación clínica ordenada y secuencial del proceso asistencial de los pacientes.

4. La gestión de la historia clínica por los centros con pacientes hospitalizados, o por los que atiendan a un número suficiente de pacientes bajo cualquier otra modalidad asistencial, según el criterio de los servicios de salud, se realizará a través de la unidad de admisión y documentación clínica, encargada de integrar en un solo archivo las historias clínicas. La custodia de dichas historias clínicas estará bajo la responsabilidad de la dirección del centro sanitario.

5. Los profesionales sanitarios que desarrollen su actividad de manera individual son responsables de la gestión y de la custodia de la documentación asistencial que generen.

6. Son de aplicación a la documentación clínica las medidas técnicas de seguridad establecidas por la legislación reguladora de la conservación de los ficheros que contienen datos de carácter personal y, en general, por la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal.

Por su parte, el Código de Ética y Deontología Médica del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, que es de obligado cumplimiento por todos los médicos, establece en su artículo 19 lo siguiente:

1.‐ Los actos médicos quedarán registrados en la correspondiente historia clínica. El médico tiene el deber y el derecho de redactarla. La historia clínica incorporará la información que se considere relevante para el conocimiento de la salud del paciente, con el fin de facilitar la asistencia sanitaria.

2.‐ La historia clínica se redacta y conserva para la asistencia del paciente. Es conforme a la Deontología Médica el uso del contenido de la historia clínica para su análisis científico, estadístico y con fines docentes y de investigación, siempre que se respete rigurosamente la confidencialidad de los pacientes y las restantes disposiciones de este Código que le puedan afectar.

3.‐ El médico y, en su caso, la institución para la que trabaja, están obligados a conservar la historia clínica y los elementos materiales de diagnóstico, mientras que se considere favorable para el paciente y, en todo caso, durante el tiempo que dispone la legislación vigente estatal y autonómica. Es muy recomendable que el responsable de un servicio de documentación clínica sea un médico.

4.‐ Cuando un médico cesa en su trabajo privado, las historias clínicas se pondrán a disposición de los pacientes que lo soliciten para que éstos puedan aportarlas al médico al que encomienden su continuidad asistencial. En caso de duda deberá consultar a su Colegio.

5.‐ El médico tiene el deber de facilitar, al paciente que lo pida, la información contenida en su historia clínica y las pruebas diagnósticas realizadas. Este derecho del paciente quedaría limitado si se presume un daño a terceras personas que aportaron confidencialmente datos en interés del paciente. Las anotaciones subjetivas que el médico introduzca en la historia clínica son de su exclusiva propiedad.

6.‐ El acceso a la historia clínica de pacientes fallecidos solo se permitirá a personas  con vinculación familiar o de hecho con el paciente, y siempre que éste no lo hubiera prohibido expresamente.

7.‐ Es deber del médico, si el paciente lo solicita, proporcionar a otros colegas los datos necesarios para completar el diagnóstico o el tratamiento, así como facilitar el examen de las pruebas realizadas.

8.‐ El deber deontológico de colaborar en los estudios de auditorías económicas y de gestión no obliga al médico a remitir a las aseguradoras médicas el informe clínico del paciente.

9.‐ La historia clínica electrónica sólo es conforme a la ética cuando asegura la confidencialidad de la misma, siendo deseables los registros en bases descentralizadas.

En ningún momento se dice que el paciente tenga derecho de disposición sobre la Historia Clínica, por lo que entiendo que en tal caso debe denegarse la petición. 

Y la semana que viene, más.

Artículos de interés

Cuando lo jurídico ocupa los titulares de prensa

Miguel Fernández-Melero Enríquez

Actualicen la información sobre su especialidad y demás datos en el registro de Profesionales del Colegio

comcadiz

¿Pueden subirme la cuota de comunidad por tener establecida mi consulta privada?

Miguel Fernández-Melero Enríquez

Deja un comentario

css.php