Image default
Opinión

El arcón de huesos

Juan Manuel García-Cubillana de la Cruz. Pediatra

Transcurría el invierno de 1974 cuando varios estudiantes de primer curso de Medicina de la Facultad de Cádiz, entonces Universidad de Sevilla, recogimos un considerable número de huesos humanos en el osario público del cementerio de San Fernando. El consistorio nos había concedido un permiso especial que tradicionalmente se otorgaba a los estudiantes de Medicina para el aprendizaje de las asignaturas anatómicas. Era una época en la que no se fabricaban modelos en silicona o materiales afines con fines académicos. Tras proceder a una exhaustiva limpieza y preparación para su estudio, lo almacenamos en un arcón de madera de 63x23x26 cm construido a tal efecto, más tarde custodiado en la consulta privada del autor de esta reseña. En la tapa del recipiente, escribimos la siguiente frase: «Estos restos pertenecen a personas que vivieron en nuestro mundo. Ahora se nos ofrecen para nuestra formación. Respétalos en su memoria».

Desde entonces y a lo largo de cuarenta y cinco años, veintitrés alumnos de Medicina, algunos de ellos familiares y todos conocidos, los han utilizado para su formación. Previamente a su entrega, se les aleccionaba sobre la responsabilidad de su tenencia, comprometiéndose a su devolución una vez finalizado su estudio. Cuando pensábamos reintegrarlos al cementerio surgía un nuevo estudiante que ya conocía su existencia a través de compañeros de cursos superiores, y así sucesivamente a lo largo de los años.

Tras este dilatado periodo de tiempo, ha sido hora de restituirlos al camposanto. Con un sentimiento emotivo y trascendente me vienen a la memoria las frases que figuraban en el frontispicio de la puerta de entrada a la sala de disección de nuestra Facultad de Medicina de Cádiz, que intento reproducir sin tener la certeza de su exactitud: «Los cadáveres abiertos muestran el ingenio de la naturaleza» y «Más vale una muerte callada que una vida locuaz». Un ejemplo más del tributo de nuestros antepasados en la preservación de la vida en las generaciones futuras.

Artículos de interés

La ruina “mechá”

Antonio Ares Camerino

Profilaxis de la reactivación del VHB antes de iniciar un tratamiento inmunosupresor o quimioterápico

comcadiz

Dr. Antonio Ares Camerino: “Despoblación sanitaria”

comcadiz

Deja un comentario

css.php